Category: De Gladys Aguilar V


A su memoria de su Hija GladysDoña Leda Vargas de Regil de Aguilar 1918 -1984

Hace muchos años que quiero escribirte y
dejarte en un verso  todo mi sentir.
más es tan inmenso el respeto que a tus glorias debo,
que es poco  mi numen, que es corto y estrecho,
que alcanzar  no puedo lo que a ti te debo,
para ennumerarlo entero con solo escribir.

De las grandes  luces  que en mi vida he visto
que hayan perdurado hasta resistir,
del amor la duda, del dolor la afrenta,
de la angustia diaria por sobrevivir,
es la tuya madre, la que me encandila,
es la tuya el faro que me da la fuerza,
la que me levanta y me hace proseguir…

La que del camino me marca el sendero
de la enorme dicha del deber cumplir,
la que con su ejemplo deja el semillero
de buenas acciones, de renuncias lleno,
de ver por los hijos, de hacerlos surgir.

Si a tus grandes penas  yo he agregado
el de no expresarte todo mi sentir,
¡perdoname madre, porque he sido torpe,
que no he valorado la inefable dicha
de tenerte cerca y de verte  vivir.

Anuncios

Vida, quiero merecerte
por cada día que soy para acordarme
de lo mucho que tengo y que me has dado,
por los hijos, los padres, los hermanos
los amigos, los libros y el cuidado
que le has puesto a mi frágil existencia.

Por los niños, los viejos, los enfermos
que pones día a día ante mis ojos
por los que con equívocos tremendos
hicieron de su vida un vil despojo
y hoy purgan una lenta penitencia.

Porque tú eres para todos los humanos
el tesoro más grande que se quiera;
mientras dures se enmiendan los errores
se superan y perdonan los hermanos
y se vence entre todos la tragedia.

Tú permites que brille la esperanza
que la luz de ilusiones no se apague
que la fuerza hacia el triunfo se agigante
y que el dolor espere nuevos aires
que vislumbren la paz en lontananza.

Y como te valoro y te respeto
y te conozco y sé cuánto me diste
y ya que ante tu ley estoy sujeta
yo te pido valor en la contienda
pues siempre supe dar, cuando pediste..

Gladys Aguilar Vargas, Otoño de 1989.-