Ruben Hernández GodínezLo conocí  hace muchos años, llegó a Chetumal casi al mismo tiempo de la creación del nuevo estado,  a principios  de los 70’s. Era un joven soltero que venía con el equipo de trabajo de Jesús Martínez Ross, nuestro primer gobernador constitucional. Su baja estatura se complementaba  con su firme   carácter, rebelde,  fuerte y combativo,  siempre fiel a sus ideas y a sus principios. Un rasgo de su personalidad me llamó la atención: a pesar de sus  capacidades periodísticas y literarias,  sin arrogancia, y con gran dignidad hacía  los trabajos más sencillos y rudos con tal de  llevar el sustento para los suyos.

Después del gobierno de Martínez Ross, de quien fuera su secretario particular, Rubén se desempeñó en el campo empresarial creando  su propia empresa  dedicada a la renta de mobiliario para eventos,  fiestas y banquetes.  Aquí en Chetumal se casó con su esposa, Lupita Contreras Golib,  hija de Chucho y Morena, miembros de dos muy numerosas  y  antiguas familias que desde el siglo pasado vieron nacer la ciudad y su  transformación: desde el viejo  Payo Obispo hasta el ahora Chetumal, y desde su condición de   territorio federal  hasta llegar a ser el  estado 30 de la República. Tanto los Contreras como los Golib, son referentes al hablar de la historia y las costumbres de la ciudad. De aquella ciudad que a principios del siglo pasado nació y se fue desarrollando a partir de la desembocadura del rio Hondo, hasta ser lo que es ahora. Familias que sin límite de tiempo se entregaron  a esta tierra desde diferentes trincheras y desde diversos oficios. Gente que con trabajo  duro y digno se dieron un nombre. Un nombre y un apellido que hasta el sol de hoy los distingue y los hace respetables  entre nosotros.

Quizá la influencia de su nueva familia contribuyó a hacer de Rubén una persona singular para muchos de los que lo conocimos.  Él fue uno de esos hombres y mujeres agradecidos  que viniendo   de afuera tomó amor y apego a esta tierra, que hizo profundamente  suya. Una tierra  en la que sin alardes, ni triunfalismos, con la conciencia de dar lo mejor de su capacidad, dejó  abonada con su labor  y por la que guardó nobles  sentimientos. Sentimientos  que muchos natos y no natos dicen tener por lo que es nuestro,  aunque que no se les nota.  Unos nativos por circunstancias o  por accidente,  y otros llegados de muchas partes  que muy  bien  han sabido cosechar,  pero que  actualmente tienen su mente,  su residencia, sus anhelos  y sus ansias, en otros lados.

Si bien Rubén   no llegó a ser un acaudalado empresario,  un renombrado político, o un influyente periodista,  su interés y  gran amor a  lo nuestro,  y en especial por la  ciudad, en la que  construyó su vida y dejó su descendencia,  lo hace grande a los ojos  de quienes apreciamos  sus valores.   Rubén es  una de esas  sencillas gentes que después de idas, dejan para nuestro análisis reflexiones sobre lo que es verdaderamente trascendente, sobre lo que significa  el verdadero sentido de pertenencia,  y sobre lo que debe de ser nuestro paso y nuestro legado en esta vida.

Rubén nos deja también con su novela histórica “Mi Último Deseo”,  publicada en cuatro partes en este mismo espacio, un ameno relato, basado en hechos reales,  de muchas anécdotas y  sucesos    acontecidos en diversos puntos del Estado. Con su obra nos cuenta sobre  la historia de Camelo Sóstenes Chin quien a los catorce años,  abandonando su hogar, llega a la isla de Cozumel en el año de 1900. El personaje se hace soldado a las órdenes del General  José María de la Vega,  y de 1900 hasta 1955, que es cuando  fallece con el huracán Janet, nos  relata cómo era la vida social, militar, política y económica en aquel  agreste Territorio Federal, surgido de la  selva tropical, y nacido de  aquel “Campamento Vega”, ubicado  en Punta Allen, que fue el lugar donde se asentó el  primer jefe político de Quintana Roo.  Mi último deseo  comienza haciendo una crónica de los acontecimientos  sucedidos inmediatamente después del  Janet de 1955 y recopila, retrospectivamente,   55 años de historia regional en la que Camelo Sóstenes nos habla  del General Bravo, de Chan Santa Cruz, de  los mayas y su guerra de castas, de dos huracanes que azotaron nuestras costas, del Gobierno de Margarito Ramírez,  del fuerte de Bacalar, de Márgaro su amigo y  de “Flor”,  el gran amor de su vida. Ambos, Camelo y Flor, eran oriundos mayas de esta región,  y ambos sucumbieron ante  la fuerza letal y destructiva de sendos huracanes.  Mi “Último deseo” es una historia rica en detalles, personajes, situaciones que el lector sabe reales, y  que vale la pena leer.

Hoy, en  este mes de Septiembre, en plena temporada de huracanes, cuando uno  de ellos acaba de azotar con gran furia y destrozar Baja California Sur, el estado 31 seguido de Quintana Roo,  nos enteramos del sensible fallecimiento del buen amigo Rubén.   Vaya pues  mi más  sentido pésame a sus hijos, a su esposa y a sus deudos, pensando en su novela  “Mi último Deseo”, en el dolor de su partida,  en lo bonito de recordar nuestro pasado y en los méritos,  que como Rubén, tienen los relatores de la historia.  Descanse en paz Rubén Hernández Godínez.

Mario.

Anuncios