Hogar, casa comercial y panadería del “Griego” en el Payo Obispo de 1912

Corría el año de 1912, en el poblado de Payo Obispo, hoy Chetumal, existió una casa comercial en la esquina que componen las avenidas “22 de Marzo”  hoy Carmen Ochoa,  con “2 de Abril” ahora  de Los Héroes, cuyo propietario de origen árabe era el Sr. José Barquet;  había vendido “fiado” diversos artículos de construcción que sirvieron en las reparaciones de los edificios de la Comandancia Militar de este territorio y del Hospital de Payo Obispo, ambos inmuebles de madera, cuyos materiales se utilizaron en obras públicas del gobierno quintanarroense a pagar por $209.00 (doscientos nueve pesos).

 “¡Véngase dentro de un mes!… por la mañana… por la tarde… ¡El pagador y el gobernador  no están en Quintana Roo, se fueron a una junta con el Presidente de México”.  Así pasaron los días y don Barquet desesperado, y el gobierno contestando: “Quizás… quizás… quizás,” hasta parecía canción.

Para febrero 22 de 1913 había al mismo tiempo dos Gobernadores de Quintana Roo, uno enviado por Venustiano Carranza y el otro por Victoriano Huerta.  Estos dos últimos ya se sentían Presidentes de México… Todo era confusión, las noticias decían: “Han asesinado a don Francisco I. Madero”, que no habiendo presidente legítimo quedaba claro que la revolución mexicana aún seguía su fúnebre marcha.

 A partir de ese momento el sufrir del comerciante Barquet fue mayor, ya que habiendo dos Jefes Políticos (con facultades de gobernador) ninguno quería pagar deudas ajenas porque no eran de la “nueva administración”… y a todo esto habría que agregarle que la capital del Territorio de Quintana Roo era Chan Santa Cruz de Bravo (hoy Felipe Carrillo Puerto), y hasta allá había que ir a pelear el cobro del material vendido y utilizado en Payo Obispo (Chetumal).

 Un buen día el 2 de junio de 1914, a don José Barquet le llegó un escrito de parte de la Secretaría de Gobernación, donde le indicaban que pasara a cobrar sus doscientos nueve pesos a la Jefatura Política ubicada en Chan Santa Cruz de Bravo. Don José Barquet loco de contento se fue a cobrar su dinero, pero resulta que después de tan cansado viaje le salieron con que todavía no llegaba su dinero, y que no sabían para cuándo. Todo este problema de cobranza se originó en el año de 1912. Para 1917 la capital del territorio quintanarroense ya se había cambiado hacia Payo Obispo (Chetumal), y para entones todavía seguían “toreando” al comerciante Barquet.

 Existe en los archivos de la nación un documento enviado por el Gobernador del Territorio General Carlos A. Vidal, a la Secretaría de Gobernación donde dice: “Como de nuestros archivos de años pasados nada podemos sacar en claro, porque en su mayor parte fueron destruidos o quemados por el general Arturo Garcilazo,ex gobernador de Q. Roo, tuve que recurrir a algunos empleados viejos de aquella época y a vecinos de la localidad, de quienes obtuve información de que efectivamente el Sr. Barquet, comerciante de esta ciudad de Payo Obispo, en el año de 1912 estuvo proporcionando a la entonces Prefectura Política de este Distrito Sur, algunos materiales para construcción que se utilizaron en los edificios que constituyen hoy la Estación de Policía y del Hospital Militar, que para aquellas fechas del año de 1912, ambos edificios estaban ocupados por la ex prefectura política.

Que el Sr. Barquet, tropezó siempre para que se le hicieran efectivas las cantidades que por aquel concepto se le adeudaban, no pudiendo mis informantes asegurarme si obtuvo o no el Sr. Barquet, el correspondiente pago”… Constitución y Reforma, Payo Obispo, Territorio de Quintana Roo a 17 de julio de 1917 y la firma del Gobernador Gral. Carlos A. Vidal.

También quien esto escribe, Tuben Hernández, encontró otro documento enviado de la secretaría de Gobernación a la secretaría de Hacienda para saber si existía algún dato en relación a una deuda,  pagada o no pagada, por la cantidad de $209.00 oro nacional que reclamaba el Sr. Barquet.

La secretaría de Hacienda contestó que no había dato alguno, o sea que nadie sabe… nadie supo, y a río revuelto, con el asesinato de don Pancho Madero, muchos ganaron y otros perdieron, como don José Barquet, uno de los fundadores de Payo Obispo-hoy ciudad. Chetumal.

 Rubén Hernández Godínez.  Cronista.

Fuente: Archivo General de la Nación

Anuncios