Muchos seres humanos no apreciamos lo valiosa que es la vida.  La vida es un don que Dios te ha brindado; aprende a valorarla. La desperdiciamos odiando, discriminando, criticando, o en vicios, y no nos damos cuenta que amando, aceptando al otro como es, y sin vicios es mejor vivirla. 

La vida es una gran meta que para vivirla de verdad, hay que tener voluntad, fuerza, y equilibrio.

No pierdas tu tiempo en destruir lo que te rodea, no pierdas el tiempo en criticar al que se encuentra al lado tuyo.

Sé tú mismo, pero no pretendas ser tú mismo sin tratar de ser una persona que sepa valorar y apreciar cada segundo de la vida. 

Perdona, y serás perdonado, es malo ver cómo las personas viven su vida a diario sin perdonar, con resentimientos en sus almas, y no se dan cuenta que eso no es vivir.

Porque vivir es: Amar, perdonar, aceptar, sonreír, cantar, bailar, gozarla, aprender,  apoyar, comprender, escuchar, querer, atender, valorar.  Eso es la vida.

No es fácil tener éxito y prosperidad, sin envanecernos ni es fácil pedir perdón cuando hemos fallado. No es fácil admitir nuestros errores, ni volver a empezar cuando “nuestro mundo” se nos ha derrumbado. Tampoco es fácil dominar nuestras pasiones y nuestras debilidades, ni ser constante y considerado. Pero todo ello con esfuerzo podemos hacerlo, y es muy reconfortante poder decir lo he logrado. Vivir en el intento realmente vale la pena.

 

 

Anuncios