Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga

explicación.

.

Si te caes siete veces, levántate ocho.

.

La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces.

.

¿Qué sentido tiene correr cuando estamos en la carretera equivocada?

.

Cuando te inunde una enorme alegría, no prometas nada a nadie.

.

Cuando te domine un gran enojo, no contestes ninguna carta.

.

Cuando hables, procura que tus palabras sean

mejores que el silencio.

.

El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo

el necio se queda sentado en él.

.

Añorar el pasado es correr tras el viento.

.

Cuando el carro se haya roto muchos dirán por donde

no debía pasar.

.

De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso.

Napoleon I.

.

Las preguntas no son siempre indiscretas; las respuestas

a veces, sí. Oscar Wilde.

.

Es menos malo agitarse en la duda que

descansar en el error. Alessandro Manzoni.

.

Las ideas no son responsables de lo que

los hombres hacen de ellas.

Werner Karl Heisenberg.

.

Huye de los elogios pero trata de merecerlos.

François Fénelon.

.

Si la juventud es un defecto, es un defecto del

que nos curamos demasiado pronto.

James Russell Lowell.

.

El mundo entero se aparta cuando ve

pasar a un hombre que sabe adónde va.

Antoine de Saint-Exupery.

.

Ganamos justicia más rápidamente si

hacemos justicia a la parte contraria.

Mahatma Gandhi.

.

En la vida no hay premios ni castigos, sino consecuencias.

Robert Green Ingersoll.

.

Como no tenemos nada más precioso que el tiempo,

 no hay mayor generosidad que perderlo sin tenerlo

en cuenta. Marcel Jouhandeau.

.

Deberíamos usar el pasado como trampolín

y no como sofá. Harold MacMillan.

Anuncios