Olvidar un gran amor o a alguien en especial no es tarea fácil y más si ha sido pareja. El desamor y el olvido suele deprimirnos pero hay consejos:

Nadie puede decir que olvidar a un amor importante en su vida, ha sido tarea fácil. El amor, es una de esas cualidades que no se pueden tocar o palpar, sencillamente se siente o no se siente. “Hay amores que matan” dice el refrán y nunca mejor dicho cuando uno sufre porque el amor se ha esfumado. Existen muchas circunstancias para que eso se produzca; dejar de amar a la persona que hasta ahora había sido nuestro gran amor, la existencia de otra persona que ha despertado la exaltación en nuestra ex pareja, el aburrimiento entre los enamorados, la desidia, los problemas económicos y así muchas razones para ver cómo el ser querido se aleja.

En nuestro corazón esta ausencia hace que nos volvamos más sensibles, huraños, caseros y nos mantiene en una fase permanente de tristeza hasta que no logremos superar el desamor. Toda pérdida emocional conlleva fases a superar y salvo que no quisieras a la otra parte, se convierte en una tarea difícil porque todo lleva su tiempo.

Qué significa olvidar?


Olvidar es una acción involuntaria que consiste en dejar de recordar, o de guardar en la memoria, información adquirida. A menudo el olvido se produce por el “aprendizaje interferente”, forma en que se sustituye un recuerdo no consolidado en la memoria, y lo hace desaparecer de la conciencia. Uno sabe y recuerda que ha olvidado algo, es decir, que sabe que tenía un conocimiento que ya no está allí, por lo tanto los recuerdos olvidados no desaparecen, sino que son sepultados en el inconsciente de nuestro cerebro. Alguna vez habrás escuchado que se necesita tiempo para olvidar y es cierto. Nadie mejora de la noche a la mañana.

La parte emocional de nuestro cerebro alberga los secretos del alma. Nuestro cerebro trabaja de manera misteriosa, pero a raíz de las mas recientes investigaciones hay maneras prácticas de manejar nuestros pensamientos para que la calidad de nuestra vida sea mejor y evitemos sufrir por cosas que en su momento no tienen razón ni sentido. Se manejan informaciones y teorías útiles que van enfocadas para atenuar los males que provoca una cruel y dolorosa separación.

Desde hace tiempo se investiga acerca de los rasgos de la personalidad llegando a conclusiones de que el temor, la felicidad, la tristeza, el stress, la melancolía, la vergüenza y el dolor emocional, son energías. Algunas de estas son positivas mientras que otras son negativas. Para los expertos es interesante descubrir que las energías negativas como el miedo, el dolor emocional, puede cambiarse a energías positivas lo que ayuda a lograr cosas jamás logradas bajo condiciones normales. Siendo lo contrario con la energía positiva, que al cambiarse a negativa causan más estragos y daños físicos. De aquí se desprende la necesidad de evitar lo mas pronto posible que una decepción amorosa que no es otra cosa, que energía negativa manifestada en forma de melancolía o dolor emocional, se apodere de nuestros actos diarios y nos sumerja en un desánimo constante.

Se puede olvidar a un amor en 15 días?

Existe un libro que expresa la posibilidad de olvidar lo más rápido posible mediante técnicas necesarias y vitales para salir cuanto antes de ese estado nefasto de decepción amorosa. J. Cuevas escritor, y autor del libro “Olvidar un amor en 15 días” afirma de que es posible si se trabaja la voluntad y la amargura que deriva una desilusión amorosa y que puede ser tan devastadora que no solo ocasiona problemas de salud, sino que puede marcar a una persona por el resto de su vida. Las palabras “cómo olvidar” cobran una importancia vital..

El contenido del libro de J. Cuevas está basado en la experiencia propia del escritor y en la recopilación de historias de otras personas que han tenido la desgracia de pasar por este trauma. Muchos han llegado a destrozar sus vidas miserablemente dándose algunos a la mala vida y otros tantos al vicio. Las razones son obvias y el no saber cómo actuar de la manera apropiada les ha llevado a actuar desafortunadamente. Cuevas expone mediante capítulos cortos y personales las historias reales de personas que explican en primera persona su experiencia. Además, aporta y eso sí que es importante, sugerencias del cómo se debe de hacer y qué no podemos hacer cuando estamos en ese estadio gris de nuestras vidas.

Nuestros pensamientos pueden llegar a ser nuestros peores enemigos dependiendo de cómo se utilicen ciertas actitudes o derivemos la negatividad o positividad. Obviamente, la metafísica cobra importancia y suele sentenciar que uno atrae lo que piensa.
Demostrado está que en la vida hay que estar dispuestos a aceptar las cosas que suceden y cuando un amor se va o un ser querido ya no se encuentra a nuestro lado, hay que evitar caer y atraer esas sensaciones horribles de malestar. La actitud es lo que cuenta y el tiempo pondrá de su parte en un futuro no lejano su ayuda siempre y cuando, se tenga el ánimo de superación y voluntades al ciento por ciento. No hay que dejarse atrapar por la depresión por que sus “garras” son mortales si estamos carentes de voluntades.

Relacionarse y realizar actividades benefician el ánimo

Ocupar nuestra mente con actividades sanas como el ejercicio, leer libros, salir de compras o quedar con los amigos, son alternativas positivas para dejar de pensar y sentir siempre en lo mismo. Poner intención es lo que cuenta. Y no olvidar de que todo lo que se exagera deja de se ser bueno. Cuidado con las adicciones del olvido, porque no se debe dejar que se instalen otros problemas añadidos a nuestra persona, (drogas, alcohol, juegos de azar) por citar las más peligrosas.

El hombre es hombre no por las veces que se cae, sino por las veces que se levanta”

Montse Zerené Homs
Colaboración del Grupo Semillas de Vida.

Anuncios