Personas negativas son todas aquellas personas que adoptan un estilo comunicativo pasivo-agresivo o un patrón manipulador de comunicación. Estas personas suelen culpar a los demás de lo que les pasa, para no asumir sus propias responsabilidades.

Una persona negativa se queja habitualmente de pequeños problemas que los demás perciben de poca importancia, o hace una montaña de un grano de arena. Continuamente critica a aquellos que le rodean. Una persona positiva, normalmente sufre problemas reales, pero no suele quejarse ya que está demasiado ocupada buscando cómo solucionarlos.

¿Es bueno relacionarse con estas personas?

No, lo que no quiere decir que tengan que vivir en aislamiento social. No es bueno relacionarse con estas personas porque pueden enseñarnos a comportarnos de una forma negativa que no suele ser un buen formato de solución de problemas ni una estrategia que permita conseguir las metas de una forma productiva, aunque resulte eficaz. Sin darnos cuenta aprendemos sus estrategias, la forma “cómoda” de resolver sus propios problemas traspasándoselos a los demás, o esperando que se resuelva por sí mismo lo que no suele funcionar. Además de eso, lo más probable es que nos quiten hasta la última gota de nuestra buena energía.

Comportamiento de las personas ante los problemas

Las personas negativas creen que sus problemas son permanentes, siempre los acompañan, no terminan fácilmente, no son controlables, se escapan de sus manos y les influyen en otras facetas no problemáticas. Lo peor es que esto lo contagian a los demás.

Las personas positivas interpretan que sus problemas son puntuales, controlables, pasajeros y fruto de una situación concreta.

Comportamiento de las personas ante los éxitos o logros:

Las personas negativas creen que sus éxitos se deben a carambolas o circunstancias puntuales. No soportan que les expresen elogios, los acallan como si cometieran un pecado de vanagloria.

Las personas positivas interpretan que son resultado de su carácter, que se deben a su pericia, su esfuerzo, se sienten valiosas y estas experiencias refuerzan que saquen partido de sus capacidades en otras situaciones.

¿Somos Personas Negativas o Positivas?

La vida cambia cuando cambian nuestros pensamientos. ¿Buena suerte? decimos que hemos tenido buena suerte, pero no es así; ¡Es pensamiento positivo! Porque el pensamiento positivo atrae lo que piensas y cuando le añades el poder de la palabra y lo acompañas con el sentimiento, consigues casi siempre lo que te propones.

Un ejemplo de enfocar la vida en negativo:”Mi vida es un desastre. Nada me sale bien. Esto siempre me pasa a mí. Ya lo arruiné todo. Nada va a resultar. Es inútil esforzarse.”

Las personas son las que determinan su forma de comportarse, e incluso su forma de encarar los problemas. Las personas negativas son derrotistas, e incluso cuando les va bien en la vida, acaban pensando:”Esta racha de buena suerte durará poco. La felicidad no es para siempre. Me gustaría que todo siempre saliera bien, pero es imposible.”

En cambio la gente de pensamiento positivo, con metas de triunfar y salir adelante va por la vida con frases muy diferentes:”Todo va a salir bien. Nada es imposible. Tengo fe que todo saldrá a mi favor. La buena suerte siempre me acompaña. Hay que tener confianza. Hay que esforzarse.”

Y si algo malo les sucede, la gente positiva no se derrota, por el contrario su discurso es de esperanza y entonces se dicen: “No hay mal que por bien no venga. Siempre hay que buscar el lado bueno de las cosas. La próxima vez, todo va a estar mejor. Pase lo que pase hay que salir adelante.”

Las personas negativas ven los hechos malos como a una película, se miran a sí mismos como los perdedores, los derrotados, los últimos, las víctimas, mientras que las personas positivas se enfocan, se miran como luchadores, emprendedores, dueños de su destino, creadores continuos de su propia película. Eso es lo importante, cambiar la visión de la vida.

¿Porqué Ser Positivo?

Se ha demostrado en diversos estudios que un minuto entreteniendo un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante horas. El estrés, esa sensación de agobio permanente, produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en el sistema hormonal. Tiene la capacidad de lesionar neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocampo, que afecta a nuestra capacidad intelectual porque deja sin riego sanguíneo aquellas zonas del cerebro más necesarias para tomar decisiones adecuadas. Las personas más irritables tienen mayor propensión a padecer problemas cardiacos y otras dolencias. No dejes que una percepción negativa de la vida te produzca a medio y largo plazo problemas en tu salud y tu calidad de vida. Si deseas mejorar tu salud, vivir más años, acostúmbrate a pensar en positivo.

Tu Familia, Tu Pareja, Tus Hijos

Las personas que más te quieren son las que se resignan a comprenderte y a padecer tu mal humor, recelos, descalificaciones, críticas. Tú corres el riesgo de transmitir una educación negativa a tus hijos, con todo lo que eso conllevará para tu futura integración social y laboral. También corres el riesgo de debilitar los lazos que te unen a tu pareja y el entusiasmo e ilusión que siempre hay que potenciar. Si quieres una familia feliz, trata de pensar en positivo, te ayudará mucho.

Tu Trabajo

Un pensamiento negativo afecta nuestra capacidad intelectual. Es mucho más difícil para las personas con pensamientos negativos prosperar en su trabajo. Incluso aquellas con mayor capacidad intelectual y brillantez ven sus posibilidades mermadas por el recelo que genera su negatividad. Mientras que personas con menores méritos van escalando. Las personas sumidas en planteamientos negativos acentúan su aislamiento y su falta de popularidad y apoyos en su entorno laboral. La empresa moderna y competitiva valora especialmente al líder, caracterizado por su capacidad de afrontar situaciones complejas y difíciles con planteamientos positivos. Si deseas prosperar, debes profundizar en pensar positivamente.

Tu Entorno Social

Una gran parte de nuestras vidas se desarrolla con nuestros amigos, en nuestras comunidades de vecinos, nuestros círculos sociales. Las personas con pensamientos negativos van desarrollando una actitud antisocial que hace cada vez más difícil su integración y aceptación. Sus críticas van aislándolo hasta dejar reducido su círculo a un estrecho número de personas, resignadas a aceptar sus planteamientos negativos.

Recuerda que solo vivirás una vez esta vida. Quizás nuestro mundo no sea todo lo perfecto que debiera ser, pero sin duda, ser positivo contribuye a hacerlo mucho más llevadero. Pensar en positivo facilitará tus relaciones con los demás, hará más feliz a tu familia, mejorará tu salud, te hará sentirte mucho mejor, incluso siendo consciente de las peores situaciones a las que tengas que enfrentarte.

Estrategias Eficaces para Tratar con Personas Negativas

Al igual que los virus contagian enfermedades, las personas negativas transmiten parte de esa mala energía a los que les rodean. ¿Qué hacer si empiezas tu día con buen pie y excelente ánimo, y un compañero o compañera que tiene un mal día y ve todo de color negro empieza a estropearte la jornada laboral con su negatividad? Oponerse Raramente Funciona. Lo peor que se puede hacer con una persona negativa es decirle que no tiene motivos para estar de mal humor. Si lo hacemos estaremos añadiendo más leña al fuego. Insistirá y reforzará sus argumentos y entrará en una espiral negativa. Lo mejor es respirar hondo y esperar a que amaine la tormenta.

Apacigua Los Ánimos con Amor, Atención y Comprensión

Aunque parezca extraño, las personas negativas a menudo están necesitadas de amor, atención y comprensión. Una buena técnica es escuchar e intentar comprender el problema y, a continuación, ofrecer nuestra ayuda para solucionar aquello que le hace sentir mal. Incluso sería bueno dar un abrazo como muestra de amor.

Siempre Hay Algo Bueno

En todas las situaciones, por muy pésimas que estas sean, siempre hay algo positivo. Será labor nuestra mostrárselo a nuestro interlocutor porque seguro que este no es capaz de ver lo positivo dentro de lo negativo. Hay algunas personas que opinan que toda su vida y el mundo sólo contienen cosas negativas. Pensando un poco les podemos mostrar cientos de aspectos positivos en sus vidas.

Las Generalizaciones No Ayudan

Si te fijas verás que las personas negativas generalizan en sus afirmaciones. “Todos los mecánicos son unos ladrones”, “En el trabajo todo el mundo me trata mal”. Nuestra labor ante este tipo de personas sería la de ayudar a pasar de lo general a lo particular. Se trata de identificar qué mecánico es el que engaña o quiénes en el trabajo y en qué situaciones hacen la vida laboral más difícil.

No Tratar de Cambiar a La Persona Negativa

A veces lo mejor es no intentar cambiar a la persona negativa, dejémosle esta parte del trabajo a un psicólogo o terapeuta. En ocasiones es una buena técnica darle la razón, la persona se sentirá comprendida.

Aléjate de Las Personas Negativas

Convivir con personas profundamente negativas afecta a la salud física y al bienestar emocional. En los casos crónicos se requieren soluciones más radicales como alejarse de la persona, o aconsejarla que acuda a la consulta de un profesional.

Mantén una Actitud Positiva

Lo negativo se contagia pero lo positivo también y mantener el optimismo será tu forma de ayudar a las personas negativas. Tratar con personas negativas no es nada fácil y requiere de mucha paciencia y comprensión.
Lori Radun, Psicóloga.

About these ads