El alma no crece en los árboles, sin embargo se nutre de nuestro entorno, como el cuerpo de la comida. El alma necesita ser alimentada con visiones hermosas, palabras que llenen, o por quien sepa besar el alma. Besar el alma es saber tener paciencia, comprensión, y nunca juzgar a nadie, simplemente aceptar a las personas como son.

 

Besar el alma es abrazarse cuando hay soledad, cuando se está triste. Sin decir nada, solo sostenerse con ese abrazo de apoyo. Besar el alma, es sentarse juntos cuando no hay necesidad de hablar, cuando solo hace falta el silencio, el no hacer preguntas. Besar el alma, es sentir otras manos que dan apoyo fortaleciendo esa esperanza de vida y de compañía. Besar el alma, es decir un te quiero con la mirada.

 

Besar el alma… es fácil, solo basta que decidamos bajar del pedestal del orgullo que muchas veces nos rodea y nos consume. ¿Cuántos de nosotros necesitamos de ese beso en el alma que nunca llega?

About these ads